jueves, 9 de mayo de 2019

LUZ DE GAS...

FOTO: GOOGLE



Callejear por el simple placer de hacerlo,
y en el silencio de mis pasos
disfruto de un monólogo
a veces profundo,
a veces absurdo.
Sin saberlo la ciudad me responde,
intenta opinar,
colarse como en luz de gas
en mi propio pensamiento 
para sonsacarme una de mis sonrisas,
porque adoro ser caminante.





1 comentario:

  1. Meditar caminando es una terapia para el alma.
    Un gusto inmenso encontrarte aquí.
    Abrazo fuerte.

    ResponderEliminar