miércoles, 21 de marzo de 2018

SON LOS DE UN VERSO...




"Es la primera vez que estamos tan cerca 
en mitad de un bosque en el que empieza a devorarnos la bruma. 
Rodeados por un ensordecedor crepitar,
junto con aleteos, gorgojeos, y zumbidos interminables 
que se repiten como los ecos apagados de la hojarasca. 
Entonces, ¿por qué todo eso desaparece cuando miro tus ojos?
Son tan negros que parecen dos pupilas enormes.
No brillan, y es extraño.
Hasta el lago más profundo tiene pequeños destellos
en mitad de la noche, pero tus ojos no.
Si no fuera porque percibo el calor
de tus dedos rodeándome las manos,
el vaho templado de su aliento cerca de mi piel
y por el pequeño latido incipiente que puedo ver sin problemas en tu sien izquierda,
podría pensar que los ojos que me devuelven la mirada
son los de un verso"