lunes, 1 de febrero de 2016

UN SENCILLO VERSO...


































Si te dijera que quiero hablar de llamas,
¿me creerías?
A veces la piel que nos cubre
sintiéndose erudita,
consigue vestirla con suave
dulzura, ocultando,
a través de seda
una pasión infinita.

No es lo que muestra.

Ufana, sabe deslizarse
entre ese clase de silencio
que se pierde entre curvas.

Pero, ¿qué soy capaz de versar?
si sólo existe una…
Una.

Si te dijera que es una daga
que surca impasible,
sin prisa, a fuerza de errática llamarada
a esta tierra que soy
no dejando cicatriz ni herida.

Si te dijera…ven

Cruza este río que no es más que un surco,
no es más que una hondura de un camino
hacia ninguna parte y
no te pares en cualquier recodo,
no, no te pares
porque está plagado de cielos sin fondo
imposibles de rozar y
te engañará, conseguirá cegarte
para que no seas capaz de leer el verso.

Un sencillo verso, un verso sencillo
como este:
Ven, que quiero rozar la piel de tus labios
y no encuentro ninguna razón
que explique esta sed.






Imagen: Google.
Texto: Beatriz Cáceres
®Ad لا Verse2015