martes, 26 de enero de 2016

UN PEQUEÑO RELATO. 30. LE RESPIRABA, SIMPLEMENTE...

FOTO. ISABEL MUÑOZ.






"No sé el tiempo que permanecimos abrazados en silencio.
Era tan intenso que podíamos oírnos mutuamente el latido de nuestros corazones. Estaba bloqueada por el temor y enterré, prácticamente, mi rostro entre los pliegues de su chaqueta. Su aroma me impregnaba por completo, entraba en mí hasta por los ojos y podía sentir como rozaba mis pestañas hasta calarme por completo la piel de los párpados.
Era como si la brisa de un mar de verano me envolviera desde mi superficie hasta mi interior. Tenía la candencia de las pequeñas olas que con suavidad se enroscan sobre sí mismas y que con una especial delicadeza se abren dándole un leve beso a la orilla.
Le respiraba, simplemente"




Imagen: Isabel Muñoz.
Texto: Beatriz Cáceres
®Ad لا Verse2015