miércoles, 11 de febrero de 2015

CIRCE, MALDITA







XI.




-Aquí
Ahora...
Bésame.

(silencio)

- Pero tu no sabes...
Soy Circe, estoy maldita.

-¿Maldita?
Acaso no es maldición
amaros y no poder ni siquiera rozaros.
Tengo el pecho abierto...
Soy una herida
que se repudia así misma,
despreciando su propia unión de piel.

(silencio)

- No puedo...
No soportaría ver de nuevo el efecto
de mi veneno.
Serás bestia...
Esa mirada, que ahora refleja deseo y ternura,
se transformará en un abismo oscuro
y sin alma.
Y tu voz...¡tu voz!
tan sólo será un gemido lastimero
rasgando ecos en una noche
que no se acabará, no tendrá fin...

- ¡No me importa!
Ya estoy muerto...
Así que...bésame.

Soy tu reflejo.


                                                                                                                    Beatriz Cáceres,