miércoles, 16 de octubre de 2013

ATRAPADA.



FOTO: JUAN MANUEL MOLINA.




Se desvanece la distancia,
entre mi piel y la tuya...
a mi lado
no siendo capaz
de rozarte...
Nuestros dedos respiran
el aire que silbante
parece entre ellos bailar.
Tan lejano
y tan cerca...
arrastro entre mi palma
y el cielo remolinos,
de deseo por alcanzarla.
Un hilo invisible me atrapa
hacia ti,
un diamantino hilo
arropa mi muñeca 
convirtiéndola como flor
en corola nacarada...
...sangrante de amor...
Pero estás tan lejano,
a la vez tan cerca,
que puedo sentir el latido
del acero en cada eslabón,
semejándose a escalera
infinita de caracol.
Sin ti nada soy...
pero a la vez,
broto en cascada donde
mi voz suena hueca.
queriendo capturar su eco
trenzado en el deseo de ti.
Tan lejano
y tan cerca...
atrapada en quebradiza piel,
desvaneciendome por el anhelo.