jueves, 31 de enero de 2013

FUEGO...





 



Fuego que abrasa,
en la noche callada...
centímetros de piel,
ahogándose el deseo,
en tus labios...
muriendo mi boca
en tu boca...
con insaciable sed,
de bebernos en la noche,
como si no hubiera mañana...
Fuego que despiertas fuego,
donde las ascuas 
recorren mi espalda,
y tu barbilla con ternura,
me susurra amor entre caricias...
Solos en la noche,
paramos el tiempo...
entre brasas encendidas,
en el arco de tu abrazo,
entre llamas...
siento sed de ti,
mis labios no agotan,
la insaciable sed  de mi alma...
Un suspiro ahogado,
se esconde en mi pecho,
haciendo eco...
en la noche infinita.