jueves, 19 de septiembre de 2013

QUIÉREME VIDA...






¿Qué quedará entre mis dedos?
cuando te marches...tristeza.
¿el aire será más puro?
¿Podré abrazarme sin
pisar sombras entre mis brazos?
Se...
 que ante mis ojos
se abrirá
el inmenso cielo azul...
Se...
 que sentiré que mi alma vuela...
y que seré capaz de bailar
sobre crestas de blanca espuma,
mirando directamente a los ojos
del miedo...
por que ya no asemejaran
oscuras cavernas,
donde se anidan entre harapos
de mi cuerpo... 
jirones de rotos sentimientos.
Tristeza...
Si te marchas...¿ que será de mi?
Mis pasos...
¿serán capaces de dejar huella?
o simplemente rozaré caminos,
donde mi propio rastro esquivo,
decida perderse ausente
de su destino.
Más...
lo que tu ignoras...
es que mis pies pisan descalzos
sobre lo que parece imposible,
que sienten voracidad,
por cada segundo de vida...
Y que mis oídos son capaces,
de enloquecer por el sonido
de mi propia risa...
rompiendo como cristales
los espejismos donde la soledad,
se afana en robar espacios...
Porque eso anhelo de la vida...
...simplemente que me quiera...
...no más que eso...
...quiéreme VIDA... 

                                                                                                                                                           






sábado, 14 de septiembre de 2013

ES MOMENTO...




Respiro...
Cierro los ojos,
la brisa suspira silencio.
Y los rayos juguetones
disfrutan su recorrido
por mi piel...
Es momento
de observar vida,
queriendo dejar en cada
parpadeo esculpida
la  imagen en mi retina.
Es momento
de sopesar pesares...
de tomar aliento
de las nubes blancas,
de sentir pasión
por cada respiración.
No sé quien soy,
si soy pétalo de rosa,
o gota de lluvia,
o simplemente una brizna
de césped que se desprende
del suelo soñando
con volar hacia arriba...
alto, tan alto como
mi cuerpo me deje.
Es momento...
de que las lágrimas
no sepan su color,
prendiendo de agua,
el mar de mi voluntad.
Y sigo cerrando los ojos...
respirando silencio,
disfrutando cada instante,
como si éste esquivara
mi boca...
sin tan siquiera querer rozar
la piel de mis labios...