jueves, 3 de febrero de 2011

TE MIRÉ...





Te miré y no te quise ver,
me lías con tus ojos
profundos como estanques..

Con reflejos rojos de otoño,
lloviendo hojas de los álamos,
de un atardecer tardío..

No puedo mirar tu boca
sin sentir anhelo de ti,
dibujarte quiero en mi memoria
como algo perfecto,
que no se puede rozar.

Como de cristal, mi corazón
late despacio, temeroso
de quebrar ese instante,
cuando tu mirada y la mía
se cruzan y duermen el tiempo.

No, no te quiero mirar,
algo en mi despierta indomable,
a borbotones desde mi interior.

Anhelo de un abrazo,
de una caricia, de un susurro,
de sentir tu latir con el mio..

Te miré y no te quise ver,
pero mi yo sin voluntad,
me apremia una y otra vez,
mis ojos te buscan y te sonrío..

Me sonríes, y es entonces,
sólo entonces cuando quiero,
hipnotizada, no dejarte de mirar.