viernes, 11 de marzo de 2011

TIERRA






Una abismal grieta
abre la tierra,
dejando su entraña
a la luz como herida abierta.

El profundo sonido ensordecedor,
deja ecos desgarradores,
de almas errantes enmudecidas,
por un intenso sentimiento de terror.

Tierra, luchas contigo misma,
te debates con tu ira, 
arrasando en cada sacudida
cualquier atisbo de sombra humana.

Ojos perdidos, espantados,
sienten el poder de tu núcleo,
el latir de tus estertores latidos,
sintiendo que es el último suspiro.

Sin descanso, al mar despiertas,
con tu frenesí imparable,
creando un muro de mármoleas lágrimas,
que arrasa con todo lo perdurable.

Tierra, abate al monstruo que te germina,
extermina su semilla de destrucción,
expúlsalo cual engendro,
libera a tu generoso corazón.