viernes, 11 de marzo de 2011

CUANDO LA TIERRA SE MUEVE...

Estoy totalmente impactada por la imágenes...
Esta mañana me he despertado con la noticia del terremoto de Japón. A pesar de que sé que es un país, en mi opinión, totalmente preparado, no dejan de impactarme las imágenes.
El poder de la naturaleza es inaudito. Ante mis ojos una gran lengua de tierra lo devora todo a su paso, como si fueran casitas de papel. Con un hambre insaciable, inagotable...
Puedo ver gente en mitad de la calle con sus rostros impregnados de verdadero terror. Impotentes ante la magnitud del momento. Gritos y sollozos se mezclan con el sonido de los últimos estertores procedentes del suelo.
Esto me vuelve a hacer recapacitar sobre lo insignificantes que somos. Nuestra capacidad de reacción es totalmente nula ante una situación así.
Lo peor es el suspense que queda después de los terroríficos momentos en el que el suelo se mueve y todo se abre bajo los pies. El no saber si se va a repetir y en qué escala. Y como si esto no fuera ya suficiente, tener que dirigir los ojos hacia el mar. Temiendo que aparezca una inmensa pared de agua imparable.
En definitiva, me siento totalmente sobrecogida ante tanto dolor.