viernes, 4 de febrero de 2011

Y ASÍ ESTÁN LAS COSAS....

Estas pasadas navidades tuvimos una pequeña tragedia familiar.....Pichín nuestro canario amaneció una mañana muerto en  su jaula. El pobre estaba tieso, vamos bastante rígido...
Carlos, mi hijo de siete años, estaba loco con él; de echo él cuenta que somos seis en la familia...,nosotros cuatro, Lula nuestra perrita y Pichín. Así que cuando me asomé y lo vi ahí inerte, se me encogió el estómago. Un poco por pena, la verdad, para mi no hay cosa más triste que encontrarse un pájaro muerto
No tengo ni que decir que llamé rápidamente a su padre, éste lo miró y me dijo que lo mejor era dejar la puertecilla de la jaula abierta, para que él cuando fuera a decirle buenos días, pensara que se había volado....
Lo miré horrorizada, insensibilidad masculina pensé, cómo iba mi niño a pasar por ese trago y mucho menos en navidad. Ecuánime, como siempre, su respuesta fue rápida..."entonces te haces cargo tu del tema", me dijo mirándome, con esa mirada de incomprensión total, de pensar que la sobre protección no beneficia para nada a nuestros hijos.
Y ahí empezó mi pequeña odisea...Tenía que encontrar un canario exactamente igual, y lo peor, tenía que conseguir que él no notara su ausencia....Lo primero era lo más difícil, tras recorrer todas las tiendas de animales infructuosamente, por cierto, estaba a punto de darme por vencida, cuando recordé que un amigo de mi cuñado cría pájaros; sin dudarlo lo llamé, yo que soy enemiga de todo eso, pero lo confieso, lo llamé. Le describí minuciosamente como era Pichín, pero pluma a pluma...Me dijo que le diera unos días, que lo iba a intentar. Me tranquilizó bastante.
Lo segundo lo resolví casi sin querer...Era navidad, estaba muy liado con los juguetes nuevos, jugaba todo el día con los amigos...Es curioso, pasó de darle los buenos días a no acordarse de él para nada...estaba en su mundo.
A las dos semanas, más o menos, me llamó y me dijo que ya lo tenía. Le estoy muy agradecida, no sólo lo consiguió, si no que se lo ha regalado. La gente no deja de sorprenderme nunca. Mi cuñado me lo trajo, por supuesto Carlos no estaba, pero me lo trajo en una jaula de madera, de esas pequeñitas; él tenía prisa, así que de jaula lo tenía que cambiar yo....Hice tres intentos, no puedo, soy incapaz de coger un pájaro; tuve que llamar a mi hija, ella es más valiente que yo.
Todo estaba más o menos como al principio...Lo único que le faltaba era el bebedero, que con el trasiego de jaulas se había roto. Así, que Carlos y yo nos fuimos a comprar uno. Mi hijo estaba fascinado delante de la estantería de accesorios para pájaros. Todo se lo quería comprar todo. Al fin se decidió por un bebedero de dos colores para que Pichín lo pudiera encontrar, (bueno el pájaro y el satélite hispasat), era un bebedero precioso en amarillo limón y azul, que combinado con la jaula que es verde, quedaba original...
Dos días más tarde, entrando en casa observé que el agua no había disminuido y se lo comenté a su padre; preocupada, la verdad, lo último que quisiera es que con todo lo pasado el pájaro se muriera.
Este se quedó mirando fijamente al pájaro y al bebedero, y le dijo."Animo Pichín dos días más y sacas la lengua para beber"...Se volvió hacía mi con una media sonrisa..."teniendo en cuenta que le habéis comprado un bebedero para hamsters".
Y así están las cosas..., de pronto me encontré delante del pájaro con el bebedero en la mano......